Desde 1998 las líneas aéreas en Chile pueden recaudar la tasa de embarque a nombre de los pasajeros y pagarla a la DGAC. Este pago se realiza a más tardar un mes después, al valor vigente el día del embarque, para todos los pasajeros embarcados por esa línea aérea. El proceso de recaudación permite a las líneas aéreas contar con dinero desde el día de la compra, hasta casi un mes después del embarque del pasajero, lo que suena a un justo pago por el trámite de recolectar ese importe.

En septiembre pasado, el presidente de Chile anunció una rebaja de tasas con efecto escalonado para éste y los próximos años. El día 2 de octubre finalmente apareció el decreto de modificación. Ahora que las tasas bajaron, se debe devolver lo recaudado en exceso (pasajes comprados antes del 2 de octubre de 2018 con vuelos posteriores a esa fecha). Las líneas aéreas internacionales mantienen su silencio, de las locales, sólo JetSMART lo está haciendo fácil, via web. Sky, cuando le preguntas, te pide que hagas la solicitud en su formulario de contacto y LATAM no responde. Las agencias de viaje dicen que esperan a las aerolíneas, sólo Despegar ofreció devolverme con su propio dinero pero no tiene solución estructural para el resto.

Son miles de pasajeros los que pagaron en exceso unos pocos dólares. Son muy pocos los que los piden de vuelta y además es un problema administrativo para las aerolíneas que reciben el pedido. La línea aérea o agencia que haga algo proactivamente podrá marcar una gran diferencia, mientras tanto nosotros mantendremos la pelea.